Palma de sombrero 2
 

La foto de la historia anterior presenta este grupo de palmas como siluetas a contraluz. Aquí están de frente, con el sol de la mañana dándoles plenamente en la cara. Las palmas de sombrero ya no se usan para hacer sombreros ni canastas, pero tienen un gran valor en la jardinería paisajista, siendo favorecidas por hoteles, parques, complejos de apartamentos y casas lujosas. Como la palma crece lentamente, en vez de esperar a que crezcan son arrancadas ya grandes y transportadas a la nueva localidad, donde se siembran y se aguantan con tres soportes hasta que producen raíces nuevas y se sostienen por sí solas. Este grupo de sabales, probablemente centenarios, están en el campo de golf de la antigua Base Ramey en Aguadilla. Aquí contribuyen a formar uno de los paisajes más lindos de nuestra isla.