Palma talipot
 

Algunas plantas se reproducen una sola vez durante sus vidas, y el ejemplo más dramático lo ofrece la palma talipot (Corypha umbraculifera). Esta palma crece lentamente por muchos años hasta que un día, entre los treinta y ochenta años de edad, comienza a brotar desde su punta una inflorescencia  que llega a medir hasta un tercio del tamaño de la palma completa. Poco a poco la espiga crece, se expande, se llena de más de un millón de flores y meses después de miles de frutas. A comienzos de la década de 1940 se sembraron seis de estas palmas, nativas de India y Sri Lanka, en la Estación Experimental Agrícola de Río Piedras. La primera floreció en el 1987, tres florecieron en el 1996 y en el 2009 floreció la quinta. En esta foto la inflorescencia está expandida pero las flores apenas comienzan a abrir.