Peldaños
 

Hay escaleras elegantes y hay escaleras que solo sirven para subir y bajar. Hay escaleras que llevan a muchos lugares y las hay que sólo van a uno. Hay escaleras que suben muchas personas y hay escaleras reservadas para unos pocos.  Esta escalera lleva a un sólo lugar y ha sido subida por un puñado de personas. Traída de Europa, alrededor del 1880, e instalada para siempre en el Faro de Cabo Rojo. De los torreros que la subieron y la bajaron sólo queda de recuerdo el desgaste de los peldaños.