Un polvorín de la Carretera Central
 
 

La obra de ingeniería más importante que el gobierno español construyó en Puerto Rico, luego de las fortificaciones de San Juan, lo fue sin duda la Carretera Central o Carretera número 1, vía que conecta a San Juan con Ponce pasando por Río Piedras, Caguas, Cayey, Aibonito, Coamo y Juana Díaz. Los tramos a través de las montañas fueron particularmente difíciles y para agilizar el trabajo se utilizaron explosivos. La dinamita se guardaba en almacenes pequeños llamados polvorines, uno de los cuales se conserva en perfectas condiciones a las afueras de Aibonito. Hace más de 120 años, bisabuelos y tatarabuelos de la generación actual entraron y salieron de esta simple, pero fuerte estructura, para retirar la porción de dinamita requerida para abrir una brecha en la montaña. El polvorín es hoy testigo mudo del trabajo y la vida de aquellos puertorriqueños.