Los robles amarillos de Aguadilla
 

Hace varios años alguien decidió sembrar un grupo de robles amarillos (Handroanthus chrysotrichus) en una colina cerca del Complejo Deportivo Luis. A. Canena Márquez. Esa persona, con un acto tan simple, le ha echo un gran regalo a los amantes del color y la naturaleza. Hoy durante la primavera los robles dejan caer sus hojas y al unísono florecen en un despliegue de color que asombra por su belleza. A esa persona que probablemente nunca conoceré, gracias, muchas gracias por haber sembrado esos árboles y por ayudarme a esperar todos los años la próxima primavera.