En el suroeste de Puerto Rico
 

Si visitas con frecuencia las playas de El Combate o el faro de Cabo Rojo seguramente reconoces esta vista a lo largo de la Carretera 301. La deforestación llevada a cabo hace muchas décadas y el impacto del ganado que pasta en el área han producido un paisaje de singular belleza semejante a las grandes praderas de África. Si te detienes en este lugar temprano por la mañana en un día claro de verano quizás puedas ver a los leones, las cebras y los antílopes de la imaginación.