Tijerilla
 

Un día de playa no estaría completo sin ver una o dos tijerillas (Fregata magnificens) planeando cerca de la costa. Estas aves se identifican inmediatamente por el rabo bifurcado (del cual derivan los nombres de tijerilla, tijereta y rabijunco), por las grandes alas en forva de V y por el pico largo que termina en un gancho. El macho tiene un pliegue rojo en la garganta que infla para cortejar a la hembra. Cuando la tijerilla detecta un pez, una aguaviva o un calamar, se tira en picada y lo saca del agua con su pico, teniendo la precaución de no caer al mar ni mucho menos zambullirse, porque sus alas no son impermeables y se le dificultaría remontar el vuelo. Este modo de comer cuesta trabajo y energía, por lo que la tijerilla a menudo persigue y hostiga a otras aves hasta que sueltan o regurgitan el alimento, que entonces captura antes de que caiga al agua. No en balde uno de sus nombres en inglés es pirate bird. Las tijerillas pueden mantenerse en vuelo durante días o semanas corridas, pero si tienen la oportunidad pasan la noche en los manglares. La isla de Monito es su lugar preferido para anidar.