Trujillo Bajo- pueblo desaparecido
 

Si vives en Puerto Rico, probablemente has visitado o al menos has escuchado hablar de los pueblos  de Vega Alta, Vega Baja, Toa Alta, Toa Baja y Trujillo Alto; pero probablemente no de Trujillo Bajo. Durante el siglo 18 hubo al sureste de la actual Área Metropolitana, un gran hato ganadero que fue dividido en dos regiones con respecto al Río Cariabón, hoy Río Grande de Loíza. Los habitantes de la parte alta comenzaron gestiones para establecer un pueblo que se fundó en el 1801 con el nombre de Santa Cruz de Trujillo. El pueblo empezó a llamarse Trujillo Alto luego de que los pobladores de la parte baja lograron fundar en el 1817 su propio pueblo con el nombre de San Miguel de Trujillo Bajo. Con el pasar de los años se formó en el noreste de Trujillo Bajo otro poblado que en el 1857 se convirtió en pueblo con el nombre de San Fernando de la Carolina. Trujillo Bajo coexistó con Trujillo Alto y Carolina hasta el 1873, cuando incapaz de cumplir sus obligaciones económicas se declaró en quiebra. Las autoridades disolvieron el pueblo y pasaron todos sus barrios a Carolina. Hoy casi nada queda de Trujillo Bajo. Su casco urbano, sus calles y su iglesia desaparecieron. Sólo queda su nombre en uno que otro rótulo y su cementerio... donde yacen en sueño eterno los ciudadanos de un pueblo cuya memoria está por desaparecer. San Miguel de Trujillo Bajo (1817-1873).